COVID-19

Prórroga ERTE hasta 30 de septiembre de 2020: Real Decreto Ley 24/2020


El pasado sábado 27 de junio se publicó en el BOE y ya ha entrado en vigor, el Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial (RDL 24/2020), que aparte de otras medidas, y como aportación fundamental, posibilita la extensión de la vigencia de los expedientes de regulación temporal de empleo por causa de fuerza mayor (en adelante, ERTE FM) hasta el 30 de septiembre de 2020, e introduce también novedades en los expedientes de regulación temporal de empleo por causas económicas,, técnicas, organizativas o productivas (en adelante ERTE ETOP), que ahora también se beneficiarán de exenciones a la cotización de seguros sociales.

Los aspectos más importantes de esta nueva regulación son los que, en síntesis, pasamos a detallar:

1.     PRÓRROGA DE LOS ERTE FM.

§  El artículo 1.1 de este nuevo Real Decreto-ley establece que, a partir de su entrada en vigor únicamente resultarán aplicables los ERTE FM que hayan sido solicitados antes de su entrada en vigor y, como máximo, hasta el 30 de septiembre de 2020 (Naturalmente, la norma se refiere a los ERTE que se regulaban en el artículo 22 del RDL 8/2020, que son los motivados por las consecuencias de la pandemia de COVID-19, bien por paralización de actividades, bien por contagios u otras razones justificadas y relacionadas con las la pandemia o la declaración del estado de alarma).

Por tanto desde el pasado sábado no se pueden presentar nuevos ERTEs de FM.

§  Continúa el RDL señalando que las empresas afectadas por estos ERTE FM deberán reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.

§  Pese a que la dicción de la norma puede plantear dudas acerca de las condiciones para el mantenimiento de las medidas de estos ERTE, el propio Ministerio de Trabajo, en una consulta de 27 de mayo, interpretando el RDL 18/2020, que tenía idéntica redacción, ya interpretó que corresponde a la empresa valorar en función de sus circunstancias particulares en qué momento las causas por las que se autorizó el ERTE por fuerza mayor permiten la recuperación parcial de su actividad y en qué medida la reincorporación de los trabajadores afectados, y en qué porcentaje de su jornada, es necesaria para el desarrollo de la actividad. En definitiva, según esta interpretación, que es coherente con el resto de previsiones de este mismo RDL, son las propias empresas las que pueden decidir, hasta el 30 de septiembre, el mantenimiento de los ERTE, total o parcialmente.

§  Las empresas que decidan la renuncia total al ERTE, deberán comunicarlo a la autoridad laboral en el plazo de 15 días. Además, deberán comunicar esta renuncia, o cualquier modificación de las medidas del ERTE o variación de datos, al  Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

§  EL RDL prohíbe la realización de horas extraordinarias, y de nuevas externalizaciones de la actividad y nuevas contrataciones, sean directas o indirectas, durante la aplicación de estos ERTE, salvo que las personas afectadas por los ERTE no puedan, por formación, capacitación u otras razones objetivas y justificadas, desarrollar las funciones encomendadas a aquellas, de lo que deberá informarse previamente a la representación legal de los trabajadores. El incumplimiento de estas prohibiciones podrá ser sancionado por la Inspección de Trabajo.

§  Con respecto a la exención de cuotas de Seguridad Social, la regulación pasa a ser la siguiente para las empresas que reinician su actividad:

a) El personal que reinicie su actividad a partir del 1 de julio de 2020, y de los periodos y porcentajes trabajados a partir de ese momento, tendrá una exención del el 60% en julio, agosto y septiembre de 2020, si la empresa tenía tenido menos de 50 trabajadores o asimilados a 29 de febrero de 2020, o el 40 %, si tenía más de 50.

b) El personal que continúe con sus actividades suspendidas, o, en el caso de reducciones de jornada, respecto de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión, tendrá una exención del el 35 % de la aportación empresarial devengada en julio, agosto y septiembre si la empresa tenía tenido menos de 50 trabajadores o asimilados a 29 de febrero de 2020, o el 25 %, si tenía más de 50.

§  No obstante lo anterior, las empresas en situación de fuerza mayor total en fecha 30 junio de 2020, quedarán exoneradas, respecto del personal que continúe con su actividades suspendidas a partir del 1 de julio de 2020 y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión, el 70 % respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de julio de 2020, el 60 % respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de agosto de 2020 y el 35 % respecto de las cotizaciones devengadas en el mes de septiembre de 2020, para empresas con menos de 50 trabajadores o asimilados, y el 50 %, 40 % o 25, respectivamente, si se trata de empresas con más de 50 trabajadores o asimilados.

§  Las empresas que a partir del 1 de julio de 2020, vean impedido el desarrollo de su actividad por la adopción de nuevas restricciones o medidas de contención y por ello insten un ERTE FM a partir de esa fecha tendrán las siguientes exenciones:

a) El 80% de la aportación empresarial devengada durante el periodo de cierre, y hasta el 30 de septiembre, cuando la empresa hubiera tenido menos de 50 personas trabajadoras o asimiladas a 29 de febrero de 2020.

b) Si tuviera 50 o más a 29 de febrero de 2020, la exención alcanzará el 60%.

§  Las exenciones de los dos puntos anteriores serán incompatibles con las indicadas para el supuesto de reinicio de actividad.

 

2.     REGULACIÓN DE LOS ERTE ETOP.

§  La norma mantiene básicamente la regulación de este tipo de ERTE que ya se establecía en el los RDL 8/2020 y 18/2020.

§  Extiende a este tipo de ERTE la prohibición de horas extraordinarias, y de nuevas externalizaciones de la actividad y nuevas contrataciones, en los mismos términos que los ERTE FM.

§  Se extienden a este tipo de ERTE, en caso de reinicio de actividad, las exenciones de pago de cuotas de Seguridad Social regulados para los ERTE FM, en las mismas condiciones y porcentajes que estos.

§  Igualmente, el compromiso de mantenimiento del empleo regulado en la disposición adicional sexta del RDL 8/2020 para los ERTE FM se extiende a los ERTE ETOP que se beneficien de las exenciones de pago de cuotas. El plazo de seis meses empezará a computarse desde la entrada en vigor del presente real decreto-ley.

 

3.     PROTECCIÓN POR DESEMPLEO.

§  Las medidas de protección por desempleo previstas en el RDL 8/2020, que como se recordará, consistían, básicamente en el acceso a la prestación aunque se careciese del tiempo mínimo de cotización, y que este periodo no computa a efectos de consumir los periodos máximos de percepción, se mantienen hasta el 30 de septiembre de 2020, excepto las que se refieren a personal fijo-discontinuo y al que realiza trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas, que se extiende hasta el 31 de diciembre de 2020.

§  A efectos de la regularización de las prestaciones por desempleo, cuando durante un mes natural se alternen periodos de actividad y de inactividad, así como en los supuestos de reducción de la jornada habitual, y en los casos en los que se combinen ambos, días de inactividad y días en reducción de jornada, la empresa deberá comunicar al SEPE, a mes vencido la información sobre los días trabajados en el mes natural anterior.

§  En el caso de los días trabajados en reducción de jornada, las horas trabajadas se convertirán en días completos equivalentes de actividad, dividiendo el número total de horas trabajadas en el mes entre el número de horas que constituyesen la jornada habitual de la persona trabajadora con carácter previo a la aplicación de la reducción de jornada.

4.     OTRAS NORMAS

Tanto el artículo 2 del RDL 9/2020, que excluye la fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada derivadas de la situación provocada por el COVID-19 como causas justificativas de extinción del contrato de trabajo o despido, como el artículo 5 del mismo RDL, que interrumpía el cómputo, tanto de la duración de los contratos temporales suspendidos, se prorrogan igualmente hasta el 30 de septiembre.

 

boe-a-2020-6838.pdf